Desconexión local

Desde que probé una redacción allá por 2006, he evitado por todos los medios meterme en la vorágine del periodismo local. Por muchas razones; porque es un sinvivir, porque tienes que estar alerta las 24 horas, porque el Ayuntamiento me parece una merienda de negros, porque no me gustan los politiquillos de tres al cuarto que se creen miembros del Consejo de Seguridad de NNUU cuando no han dado un palo al agua en su puñetera vida.

Siempre he sido más de cumbres con expertos que no conoce ni el Potito pero que dicen cosas interesantes, de esa gente que cuenta más allá de un guión escrito por sus protoasesores y vomitan como hacíamos en los exámenes de Filosofía de Bachillerato. De esos que les preguntas por algo de su dominio y te contestan de forma razonable, sin estar a la defensiva, argumentando. Luego, tu te los crees o no pero sabes que hablan de lo que saben y sobre todo, de lo que han vivido.

Sin embargo, si no quieres sopa, toma tres tazas. Como novata en lo Local de Córdoba, he descubierto que hay políticos, bueno no, políticAs con A -y no por feminista, que parece que al final lo voy a ser, sino porque considero que las mejores en Córdoba son ELLAS- con formación, conocimiento de causa, ganas de hacer las cosas bien, o al menos intentarlo.

Pero quema. A mi, por lo menos, me quema y mucho. Me quema porque todavía queda mucho inútil, quizá de la vieja guardia, porque me asquea que todo sea un negocio o interés político o empresarial, porque llevo ya casi tres años de vuelta y me siguen doliendo las mismas cosas de esta puñetera ciudad: las mujeres rumanas con los bebés mendigando, los 20 señores durmiendo en soportales del centro, los asentamientos de rumanos en las afueras, las casas de Palmeras con goteras, los Servicios Sociales que parece que viven en Marte y que permiten situaciones EN CADA BLOQUE DE VECINOS infrahumanas, unos juzgados colapasados con causas pendientes… Ni que el Ayuntamiento sea de derechas, de izquierdas o de su puñetera madre.

Será que vengo yo muy zen y que tengo la fortuna de no seguir más mandato que el de mis propios principios, colaborar con medios sí, pero firmar solo lo que puedo defender y argumentar y de lo que estoy totalmente convencida.

Moraleja, que me voy por los Cerros de Úbeda como siempre, que hay que desconectar, que tenemos que desintoxicarnos de vez en cuando, que si “nos comemos” el último informe de la asesoría jurídica sobre Cosmos o sobre el Consorcio de Turismo, que no es el Watergate, que perdemos el Norte, que es un pego como una casa, que las cuestiones verdaderamente importantes no están en Capitulares, están en la calle, en los barrios y en la gente. Y no es argumentario podemita porque como decía Juan Carlos yo “no soy de izquierzas, ni de derechas ni de ná”, es que nos encasquetamos en idioteces y dejamos pasar lo chulo, que en Córdoba hay y mucho.

Yo quiero seguir leyendo a maestros como Rafa Aguilar con reportajacos como el que ha sacado este finde, a mi Pilu que una artista en tribunales como mi Davi, a Anabel, Ángela, Ángel, Irina, Araceli, a los Cordopolitas -esos me encantan todos, lo siento, son mi debilidad -menos cuando se cascan entrevistas de 4 folios y las cuelgan en un post como si fuera la portadilla de un impreso- sb todo mi Ale y Ávalos), al “gran maestro” Jesús Cabrera del que aprendo CADA DÍA y a CADA MINUTO y a su mano derecha -por ubicación espacial, más que ná :P-.

Escuchar a esa Nati con con esa voz contundente y creíble, a la dulzura hecha persona como es Maria Luisa, a mi Maru que es simplemente ÚNICA, a Araceli y al maestro Roberto, a don Manolo y a mi Giulia artista. A la gente apañá de los gabinetes -a algunos los tiraba por el puente xq como personas serán estupendas pero como periodistas, unos paquetes-. Y por útimo a quienes más quiero, los míos míos de verdad, el “líder” como le dice el compi, al compi que se ha comido a tres ministros y al mejor fotero del mundo mundial. Y a mi Rosa Cope que es mi cargardor portátil cuando la batería de Cádiz está en horas bajas.

Lo dicho, que menos pegos y más compañerismo. ¡Vaya flower power estoy yo…!

Y la hierba y la hierba no la pises fumalá, y menos trabajo, y más Carnavah, y menos trabajo, y más Carnah!….

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: