O pagas o no te curas 😥

Después de tres semanas con fiebre intermitente, visitas a urgencias a por analgésicos intramusculares porque #diganloquediganlosautónomosnienfermannicogenvacaciones o vas de pago, o no no te hace caso nadie. Y NO ES CULPA DE LOS SATURADOS MÉDICOS QUE ESTÁN EXTASIADOS DE TURNOS AGOTADORES, es culpa de un sistema sanitario DE MIERLKSJFSDJ. Yo me puedo permitir dos ceros de consulta -bueno, a mi me lo paga mi madre, soy freelance, autónoma, a pieza, día que no doy teclassos día que no facturo #elperiodismonoesSálvame a ver si nos enteramos

Pues aquistamos. Con 37. 9 (pero ahora, baja, el paracetamol es efectivo, así llevamos ya 3 semanas). Y con analgésicos a punta pala porque la infección renal se resiste. Una de las enfermeras que me pinchó de las últimas veces en Urgencias me dijo que cuando me digan que me quejo mucho que le responda que el dolor es “como un parto de mellizos sin epidural”. Tomayá. Pues así tres semanas. Porque a mi médica de familia, la primera vez que pedí cita se le olvidó cargarme en la tarjeta el antibiótico. Error humano, no pasa nada. Somos humanos. Todos cometemos fallos.

Lo que pasa que en mi pastillero hay un total de 12 medicamentos por dos enfermedades crónicas -nada graves ni incapacitantes ni inhabilitantes ni extrañas pero hay que tratarlas pa tenerlas controlaíllas- una de ellas que afecta al sistema inmune y claro, si a eso le sumas una infección renal, no hace falta ser Marie Curie para saber que hay que tener una mijilla de vista para andar con cuidado a la hora de prescribir el tratamiento.

Y diréis. ¿Cuántas piedras tienes? ¿Una cantera, coño, pa llevar TRES SEMANAS CON FIEBRE? Po no sabemos porque, ¿a ti te han hecho una triste ecografía, porque a mi no…? Y claro, no sé vosotros, pero los autónomos, ya os digo, en la TV se ve todo muy guay, pero en la vida real, quien no da teclasos o no tira fotos o no hace vídeos en el caso de los compis gráficos ¡no come! Porque mucho rollaso pero Lorenzo Amor no pelea el temita de pagar los casi 300 pavos al mes factures lo que factures. Es decir, un poner, si yo este mes entre el caso que me están haciendo en mi sistema de Salud, el tema de no poder currar todo lo que debo (no por nada, por el dolor de parto de mellizos CONSTANTE sin mellizos DURANTE TRES SEMANAS ya y lo que queda…), resulta que hago la mitad de mi trabajo, ¡LOS 300 napos de autónomos los voy a tener que pagar igual! Eso es ser autónomo en este nuestro bendito país.

Así es que, como dice el titular, parafraseando “el que no llora no mama”, “o pagas o no te curas”: tiro de economía familiar y paso de la sanidad pública tres pueblos (del sistema, sé que en ella curran LOS MEJORES) y del tirón a dejar la manteca pa intentar no morir de sepsia. Awita colega en el siglo XIX en un país europeo. No paro de darle vueltas, ¿y si algo así le pasa a una familia de un pueblo perdido sin ningún tipo de conocimiento o a un extranjero sin apoyo asociativo? ¿Dejamos que la infección le salga por las orejas? La solución no puede ser “bebe agua” y “ven a que te pinchemos analgésicos cada vez que no puedas soportar el dolor”. No es justo. No todo es Covid. Esta no es la solución que merecemos.

Voy a mezclar churras con merinas porque me sale del papo, es mi blog y estoy confitada por motivos de salud evidentes KJSHDDKJHDSJsuscastastoasJSDKSDHKDH- cuando veo, leo escucho, GILIPOLLECES en la TV de cualquier ámbito/aspecto/área con semejante percal (Ah, se me olvidaba, yo, al igual que nací sin lateralidad, es decir, no tengo orientación, tampoco paciencia, no tengo umbral del dolor, me duele y punto; me duele lo mismo el aparato de tomar la tensión que aprieta pa to sus castas que el pinchazo del intramuscular que el dolor del cólico nefrítico), po considero que el mundo está lleno de PERSONAS HUMANAS GILIPOLLAS. Me encanta la palabra GILIPOLLAS. Lo que no me gustan son los gilipollas, creo que hay demasiados y deberían extinguirse como los dinosaurios.

Advertisement

¡Ay mi madre de mi sangre!

Esta es una de las miles de expresiones que mi Paqui repite al día unas 3.547 millones de veces. El tema de Rociíto me ha costado no pocas “peleas” con amistades intelectualmente competentes -he decidido no discutir con gente mononeurona, una profe de la Facul lo llamaba ‘adecuarse a la situación comunicativa-. Inicialmente, me convencieron de que mi rechazo a Rociíto y a Carlota era porque yo es que no era feminista. Y hoy, inmersa en un proceso febril fruto de una cadena de negligencias médicas varias gracias a esta nuestra maravillosa y colapsada Seguridad Social -que no los médicos, ellos -no todos. los hay paquetes, pero, la mayoría, son gloria bendita y las enfermeras y auxiliares y mir- digo que la gente confunde feminismo con feminazismo. Que existe el feminazismo y que no hace falta ser de Vox ni de C’s para defender que hay tontas y tontos y tontEs más que un bocao en la pollE que suena menos vulgar. Dicho esto, al lío del Monte Pío. “Con permiso, buenas tardes”. No tengo intención de herir sensibilidades pero, ya ME LA PELA LIMONERA. Ya está bien de cogérnosla con papel de fumar, a ver si solo va a ejercer el derecho a la libertad de expresión Carlota Corredera, La Fábrica de la TV y Anaïs de la Ouberta de Cataluña. Un mojón pa ellEs y el coño su prima. (Sí, soy muy vulgar y eso que estudié en un colegio de monjas desde los 4 y hasta los 18 años, pero tb escucho mucho Carnaval, estoy demasiado picardeada… lo siento de antemano, tengo el coño todo el día en la boca como buena hija del heteropatriarcado colonialista blanco esclavista bla bla bla)

A mi madre, sus padres y parte de su familia la rechazó cuando supo que estaba embarazada de mi mí y eso que tenía 38 años, era independiente económicamente, pero era soltera y eso era una mancha en una familia de bien en mitad de la década de los 80 en un pueblo del Alto Guadiato cordobés. Bueno, independiente no, tenía que dar casi todo el dinero que ganaba a a una de sus hermanas con la que vivía porque claro, ¿cómo iba a vivir sola, qué iban a decir en el pueblo de que una mujer viviera sola? Vivían todas las hermanas juntas en un piso minúsculo y el dinero, lo gestionaba la mayor de aquel aquelarre por edad que iba siempre con los mejores bolsos y la mejor ropa mientras el resto, hartas de trabajar de sol a sol, le cogían la ropa a escondidas para ir a misa, su única salida semanal. Ellas siempre han sido muy beatas. Es decir, no soy sospechosa de machista NI DE COÑA. Lo que pasa, que pegos, como decimos en mi tierra, los justos. Y lo siento, expertEs, pero decís pegos a espuertas.

Ella, mi Paqui, ha sido autónoma casi cuarenta años y ha acumulado hasta 3 trabajos de limpiadora en una residencia, vendiendo ropa de hogar los fines de semana a clientas mayores que vivían alejadas de la ciudad y cuyos hijos no tenían tiempo de bajarlas a comprar a entre semana y de lunes a viernes, regentando su negocio para que a su niña no le faltase un perejil; antes de abrir la boca, ya tenía todo lo que quisiese. Y si salía peinar a alguien en la trastienda, pues también, eso no lo cobraba. Hoy por ti, mañana por mí. Economía familiar dicen los antropólogos. También hacía rebequitas porque tiene unas manos de oro a pesar de su artrosis, artritis, fibromialgia. Ahora, a sus 75, es cuidadora de su hermana con Alzheimer grado III –reconocido, que no abonado por la Junta de Andalucía aún después de 5 años de papeleo agotadores-. Y hay que aguantar que Carlota Corredera, Anaïs Bernal Triviño y la factoría de La Fábrica de la TV adoctrinen a la sociedad española hablando de un feminismo inventado por ellas. Parafraseando a una sabia popular como era la gran María la Yerbabuena, “lo digo a boca llena”, lo que vosotras sois es el ejemplo explícito de lo que no queréis ser, sois unas “FEMINAZIS de manual”.

Es imposible habiendo explicado mi background haber podido ver íntegros todos los capítulos, los he ido siguiendo en redes, noticias –los primeros sí que los vi, lo confieso-. Yo no puedo soportar el victimismo forzado de esa pava y el clientelismo de T5 y, sobre todo, NO ME CREO QUE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA SEA TAN INGENUA Y SE LO CREA. ¿PERO NO VEIS QUE ES UN PUÑETERO GUIÓN, ALMAS DE CÁNTARO? ¿NO HABÉIS VISTO QUE LOS PRODUCTORES SON ÍNTIMOS AMIGOS DE ROCÍO CARRASCO Y DE FIDEL Y QUE LLEVAN AÑOS CON LA TRAMA Y QUE METIERON A AD EN SÁLVAME COMO ANTESALA DE LA MOVIDA?¿TAN TONTA ES LA AUDIENCIA? ¿Y QUE LOS RESALTADOS DE LOS INFORMES DE LA UNIDAD DE VIOLENCIA DE GÉNERO ERAN LAS DECLARACIONES DE ROCÍO CARRASCO? Pensad, en cualquier informe judicial, denuncia, atestado, documento, declaración, evidentemente la parte donde el denunciante cuenta su versión es parcial, ¿por qué no resaltan el informe pericial? Yo no me puedo creer que los espectadores sean tan ingenuos… Pero lo peor, es que he tenido discusiones sobre esto ¡con gente que ha pasado por la Universidad! ¿En serio? ¿Pero por qué?

Tengo que entonar el mea culpa– sí, lo reconozco, que me condenen por ello, ¡a la hoguera de la intelectualidad!  HE VISTO ‘Sálvame’ y me he enganchado a vuestros realities durante el puto confinamiento!!!!!!! Ya estoy confesada!!!! Espero poder seguir teniendo amigos periodistas sesudos. 

Pero os cuento, es que soy periodista –licenciada en una universidad pública, en la que se entraba por nota, no en las privadas esas donde pagas por entrar con un 4,5 en Selectividad, creo que mi media fue un 8, es decir, que algo me lo tuve que currar. Máster en Relaciones Internacionales por la UNÍA (también pública, nada de pagar por títulos, se estudian movimientos feministas, pero también legislación europea e internacional; en especial, de los países árabes, así es que os comento, pa que vosotras lo sepáis: NO HAY UN ÚNICO FEMINISMO, HAY TALES COMO SOCIEDADES Y CULTURAS HAYA PORQUE CADA SOCIEDAD, LA MUJER O GRUPOS DE MUJERES TIENEN USOS Y COSTUMBRES PROPIOS. Nada eh, que eso, es que se aprende empollando, no delante de un foco alzando el puño con unas gafas moradas y un traje fucsia. Pa por si os sirve pa esos discursos categóricos adoctrinadores que hacéis que me dejáis muerta. ¿Cómo no os van a poner a parir en las redes, criaturas mías? Y NO, NO ESTOY defendiendo la agresión verbal, Carlota, que te conozco bacalao aunque vayas disfrazao como anoche que parecíais el proyecto de las Brujas de Blaire, QUE ERES MUY DICTATORIAL, TÍA!!!!!!¿Por qué no eres igual de dictatorial con el caso de Carlota Prado?¿Que tu marido era cámara en esa edición de GH, ¿por qué no condenas esa movida con la misma fuerza con la que condenas el caso de Rocío Carrasco?¿Porque Rocío es tu amiga y la amiga de los productores de la docu serie y la otra chavala es una concursante desconocida?¿Porque esto os está dejando audiencia y pasta gansa y lo otro os tiene retenido el formato GH y no podéis hacer más GH hasta que no lo desbloquee un juez? Coño, si jugamos a ir de abanderadas del feminismo, vamos a ir por derecho y contarlo todo. No estás jugando limpio Y LO SABES…

Seguimos. Un poco de autobombo pa curarme en salud ante el “no tienes ni puta idea del feminismo”: Máster en Mediación Intercultural. Ahí viene la manteca. Como resulta que la Violencia de Género, antes de ser una ley era una realidad y los colectivos, oenegés y entidades sociales llevaban DÉCADAS tratando a las mujeres y a sus hijos al respecto. También desde la Policía y desde las comunidades autónomas. En concreto, en Andalucía, que no he visto en ninguno de vuestros programas mucho al respecto, la coordinación policial tiene una unidad específica con agentes especializados y formados con un equipo multidisciplinar. Y precisamente no soy sospechosa de dar camama a los CCFFSSEE pero lo vuestro es de no tener ni puñetera idea de cómo funciona el tratamiento integral de la Violencia de Género; ni de la prevención, ni de los protocolos ni de los Servicios Sociales de los ayuntamientos ni de absolutamente nada.  Llevo tratando con mujeres víctimas de violencia de género desde 2006; víctimas por sus parejas; desde separaciones que juegan con los hijos como moneda de cambio, a hombres con problemas de drogodependencias y/o control de ira por no tratar trastornos enconados o mala gestión de emociones. Violencia intrafamiliar silenciada, violencia estructural, sistémica. Y con cariño, de verdad, Carlota, la de la Anaïs, expertas de T5, llegaos a colectivos, por favoreeeeeee.

Como sufridora de la Academia (me hallo estudiando el segundo máster oficial y el yonosecuánto privado, he perdido la cuenta) a experta de la Ouberta (creo que no se escribe así) te digo, “chocho” (de andaluza a andaluza, aunque intentes ocultar tu acento…) con todo el heteropatriarcado que tanto te mola, bájate de la tarima y apártate de los focos y cógete de nuevo la libreta y el boli y vete a los colectivos, a las asociaciones de víctimas. Te lo repito porque sé que no me vas a leer. Y a Carlota, “riquiña”, colégiate” en algún Colegio Profesional de Periodistas y empápate bien del caso Carlota Prado (está judicializado el tema de la concursante de GH que ha denunciado a otro por presuntos abusos sexuales en el reality en el que, por cierto, curraba como cámara –lo mismo en ese turno no estaba currando- tu marido) y ponte las gafas moradas, alza el puño para el feminismo sin distorsionar.

El caso Rocío Carrasco va a ser otro juguete roto más de T5. Si su psicólogo con 25 años de tratamiento solo ha logrado 2 millones de euros de caché pero sigue su mismo rencor hacia sus hijos, su hija seguro que va a necesitar otro medio siglo de terapia mínimo pa recomponerse. ¿Eso es lo que vale el show? Por cierto, se me ocurren mínimo 5 psicólogas en Andalucía M A R A V I L L O S  A  S que trabajarían el tema del apego sano, la biodecodificación, las emociones, tu Carta Natal, constelaciones familiares (que te dejarían nueva). Que no me imagino el dineral que llevarás gastado en 25 años y la de químicos que llevará tu body, hija. Por cierto, necesito pásale la marca del Rimell a Anais porque vamos, con tanto que habláis a una le dura 60 horas de grabación y a otra to las tardes los ojos efecto Oso Panda con la de cenas que habéis compartido (referenciadlo en IG, de paso, que me vendría genial ahora pal veranito).

Con Belén Esteban, T5 consiguió que una mujer cayera en la droga (se recuperó sí, pero la mujer tocó fondo y la cadena sacó tajada y mucha); Con Carmina Ordóñez la cadena llegó a límites que no sé cómo los hijos no denunciaron ¿no se da cuenta la gente el daño que es capaz de hace el espectáculo televisivo? ¿No hemos aprendido que todo es espectáculo? ¿Tan ingenuo es el espectador?

Meto cuña publicitaria; vamos a distinguir:

  • Colaborador, comentarista: Belén Esteban, Kiko Matamoros.
  • Comunicadores, presentadores, locutores: María Teresa Campos, Toñi Moreno, Carlos Herrena, Luis del Olmo (han estudiado otras carreras, pero son referentes, unos grandes, los mejores con SIGLOS de experiencia delante de los micrófonos o las cámaras).
  • Periodista: LICENCIADO/GRADUADO en PERODISMO/CIENCIAS DE LA INFORMACIÓN: CARLOTA CORREDERA, MARÍA PATIÑO, Isabel Jiménez= han pasado por una Universidad 5 años antes (ahora son 4) de junio a septiembre, han pasado exámenes, han estudiado teoría. Las Ciencias de la Información SON UNAS CIENCIAS (SOCIALES) AL IGUAL QUE LA MEDICINA (MÉDICAS) O LA FILOSOFÍA (HUMANIDADES).
  • Asociaciones de Prensa: Colectivos con un fin común como amigos de la petanca o la pesca.
  • COLEGIOS PROFESIONALES: De Médicos, de Periodismo, de Enfermería SON ENTIDADES DE DERECHO PÚBLICO LEGITIMADAS PARA LA DEFENSA DE LA PROFESIÓN. No se han sentado para hablar del caso de Rocío Carrasco, ¿por qué será? Porque NO es un hecho periodístico, es un guión como el de una serie de Netflix.

Y para acabar, Dios me libre de juzgar a Rocíito como madre puesto que no lo soy, aunque como parte de un matriarcado doy gracias a Alá, a Buda al cielo o al Dios de Juan Carlos Aragón de que ninguna de las mías se parecen a ella. Pero como hermana, te digo, que no se deja en la estocada a un chaval ingresado en un centro de salud mental sean los problemas que sean los que lo hayan llevado allí. Me dan igual. Y que por mucha depresión, trastorno bipolar, tripolar, cuatripolar, quintipolar, el coñotuprima, ex maltratador, violencia vicaria, violencia obispa, tu hija ejerce violencia sobre ti con 16 años y la coges de los pelos si hace falta y la metes en un centro de menores. No se deja a quien quieres en la estocada. Luego te tomas el bote de pastillas que quieras. Vaya show habéis montado, para quien se lo haya creído. Cuánta falta hace la educación. Menos mal que Zapatero democratizó la educación universitaria y las hijas de madres solteras autónomas pudimos ir a la Universidad -no sin esfuerzo por parte familiar-.

Y no, no nos ha hecho falta pensión alimenticia paterna. Ni manutención. Ni compensatoria. Todo ha sido ha ovarios y con horas de estudio, compaginando becas habidas y por haber; hincando codos, másteres, au pair en el extranjero. Ningún colega nos ha enchufado en su productora. Todo a pulmón y ahí seguimos, nos pagan por nuestro esfuerzo; si no doblamos el lomo, no pagamos facturas. Y sobre todo, NO ESCRIBIMOS NI HABLAMOS DE LO QUE NO SABEMOS.

La excusa no puede ser el trastorno ansioso depresivo

Incapacidad para no salir de la cama. Quere acabar con todo. No poder continuar con tu vida como hasta el momento. Los trastornos ansioso depresivos son incapacitantes, desbordan a quien los padece que siente que no puede con la vida, con las responsabilidades, con el trabajo, con nada. Pero, ¿una madre deja de serlo por una depresión aunque sea cronificada?

El fin justifica los medios. Esta afirmación, como se deriva de su autor, es maquiavélica. Porque, poniendo como ejemplo que una madre deje de hablar con sus hijos, los medios, las causas, condicionan pero no determinan. No soy madre pero sí que algún psiquiatra de la Seguridad Social puso en un casillero hace tiempo ese nombre que, con tan solo leerlo, ya da ansiedad: “trastorno ansioso depresivo crónico”. Y empezó a enchufarme, a punta pala, medicamentos de todos los colores: de esos que químicamente hacen que tu cerebro se apague y te deja activa las neuronas necesarias para controlar esfínteres. Poco más se puede controlar con los cañonazos que prescriben los facultativos.

No soy madre, pero también me merendé no “varias pastillas de distintos medicamentos”, yo cogí un bote entero del que sabía que iba a conseguir mi objetivo. Porque todos manejamos información y sabemos lo que te va a dejar atontá y lo que te lleva para otro barrio. Gracias, esta vez sí, a que tengo cerca alguien que me quiere y a los profesionales de la Pública que creo -porque no lo recuerdo- actuaron rápido para dejarme lo menos malamente posible.

NO COJAS EL PLAN B, SIEMPRE HAY SOLUCIÓN:

TELÉFONO DE LA ESPERANZA:

717 003 717

No soy madre pero sé que, en ese momento, si me ponen una cámara delante no tengo narices de levantarme de la cama, ni de ir a la peluquería, ni de ponerme tacones, ni de pintarme los labios. Porque quien ha sufrido y sufre con cualquier tipo de trastorno sabe que no se puede. Pero, vamos a suponer que me den 1, 2 o 3 millones de euros por delante. Lo mismo meto el bote en un cajón y me visto de rosa fucsia. Pero es que, lo normal ante una situación de pérdida de consciencia, es que quien te quiere te arrope, te mime, te abrace, te saque a dar paseítos tranquilos, te lleve de viaje a sitios que te gustan. No que te coloque un foco delante para hacer caja. Es lo que menos necesita una persona que está sufriendo.

No soy madre pero sé que cuando vives en una realidad paralela de sufrimiento continuo, nada tiene sentido, piensas que ya no hay más vida, que nadie te quiere, que no sirves para nada. No eres capaz de jugar al parchís, ni de hilar dos frases seguidas, ni de ducharte porque hasta los sentidos se inactivan.

No soy madre pero sé que nadie es culpable de las desconexiones de tus neurotransmisores. Ni tu pareja de diez años por dejarte de la noche a la mañana, literalmente. Ni de tu círculo de “amigos” que lo prefieren a él antes de cargar con alguien muerto en vida. Ni podemos culpabilizar al padre ausente ni a la infancia de mimos y caprichos todos. NADIE ES CULPABLE DE UN INTENTO DE AUTOLISIS. Ni quien coge el bote, ni quien se lo quita. NADIE.

No soy madre ni he sido maltratada por nadie pero estoy convencida (ahora mismo, puedo cambiar de opinión) de que hoy no vivimos en los años 60. Estoy convencida de que hay trabajadores sociales en los centros de salud que te escuchan, médicos de atención primaria que saben cómo proceder, asociaciones y entidades que ofrecen apoyo y asistencia a cualquier tipo de necesidad social o afectiva de cualquier persona, persone o murciélago.

Por supuesto, critico, rechazo y hasta denosto a los profesionales del sistema público de sanidad (y del privado también) que “curan” SOLO con ansiolíticos cualquier situación emocional. Los medicamentos tienen su función en los neurotransmisores, que tenemos que controlar para continuar, pero cumplida su función hay mucho más. Después de probar los mejores psiquiatras de mi ciudad, pasar por psicólogos que trabajaban con técnicas conductuales, me di cuenta de que cuando lo que te duele es el alma, una rutina de ejercicios puede ser el primer paso, pero hay que seguir trabajando largo y para toda la vida. Yo tuve la gran suerte de topar con la psicóloga que me está ayudando a superar cada adversidad que la vida te pone. Porque es un no parar de problemas; salud, trabajo, familia, entorno y hay quienes necesitamos una muleta. No para alcanzar “el ritmo habitual”, sino para hallar TU RITMO y cambiar las muletas por plantillas. O seguir con las muletas, qué más da. Lo importante es seguir caminando.

Mari Ángeles Arquero Pardo

Terapeuta holística

Porque ni soy madre ni mujer maltratada pero sí que soy piscis y como el arquetipo de esta alineación planetaria combinado con yo misma con mi mecanismo, siento y padezco con la cabeza, el corazón y el estómago y por eso, todo, lo bueno, lo malo y lo regular lo voy a canalizar con heridas del alma. Pero NO PASA NADA!!!! Mejor tener empatía de sobra que falte!!!

https://biocoach-online.com/

Ángeles García

¿Aquel diagnóstico? Lo rompí y lo tiré a la papelera. Preferí parar DOS LARGOS AÑOS a descansar de la vida, del trabajo, de la gente que me rodeaba y pensé, pensé y pensé. Leí, leí y leí. Vi series en todos los idiomas conocidos, escuché Carnaval hasta la extenuación, apagué el móvil las veces que me dio la gana, dormí todo lo que quise y más. Comí unos 30 kilos que aún me recuerdan que cada gramo de grasa, era un día menos de letargo. Y cuando me superan los acontecimientos, meto primera y camino un rato sin tantas revoluciones, que ni el mundo se para por nadie ni somos imprescindibles para nada.

Así es que no me venga otra puñetera niña mimada que ha hecho lo que le ha salido del higo toda su puñetera vida a culpar a nadie de su pajarraca mental. Lo que indica, evidentemente, que le queda muuuuucho camino de terapia, que probablemente no ha dado aún con ese profesional que la siente, la escuche y tome cartas en el asunto sin filtros como me dijo la mía después de tiempo lloriqueando: “si no vas a seguir el plan que tu misma te marcas, no puedo hacer mucho más por ti”.

Cómo hubiera tratado la movida de la Rociíto un PERIODISTA

Si el tema (sensacionalista por excelencia) estrella del ¿año? lo hubiera tratado un equipo de profesionales del PERIODISMO y la COMUNICACION y no la nueva figura de “colaboradores”, si distinguiésemos entre COMUNICACIÓN Y ENTRETENIMIENTO, si LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOLO CONTARAN CON PROFESIONALES TITULADOS PARA ESCRIBIR SUS INFORMACIONES, y colaboradores de todo tipo para comentarlas, presentarlas

TITULAR: Madre culpa a su hija de intento de autolisis por salir en un programa de televisión

SUBTÍTULO: La hija de la cantante Rocío Jurado, Rocío Carrasco “Rociíto”, atribuye su intento de suicidio y su trastorno ansioso depresivo al hecho de que su hija mayor defendiese a su padre en un reality de una cadena de televisión privada y acusa al padre de sus hijos como “diabólico” y “maltratador” a pesar de que este fue absuelto judicialmente por tal delito y asumió la guardia y custodia de sus hijos menores de edad, uno de ellos con algún tipo de discapacidad según ellos mismos han hecho público.

CUERPO DEL TEXPO: “Ese día”, cuando se entera de que su hija defenderá a su padre en un reality de Telecinco, “determino que no puedo, que ya había hecho lo posible porque todo esto cesase y había puesto en conocimiento de la justicia una actitud y unas actuaciones que consideraba maltrato. La única manera de que todo se terminara era quitándome del medio. Me tomé varias pastillas diferentes y me quedé dormida”, relató anoche en el programa “Rocío, Contar la verdad para seguir viva” que lleva más de un año produciendo (guionizando, grabando y editando) la productora La Fábrica de la Tele.

Con un traje de chaqueta rosa y llorando, emocionada, sintiéndose víctima de un “maltrato” tanto por parte de su hija como de su exmarido, Carrasco confesó sufrir un trastorno ansioso depresivo cronificado, cuyos síntomas, según la Asociación Nacional de Ayuda al Enfermo con Depresión, se caracteriza por los siguientes síntomas cognitivos: indecisión, percepción catastrófica de los problemas, autocrítica excesiva, pensamiento absolutista, problemas de memoria, dificultad de concentración, déficits de aprendizaje.

Asimismo, la hija de la cantante fallecida Rocío Jurado, calificó de “maltratador” y “diabólico” al padre de sus hijos, Antonio David Flores, a pesar de que, según publicaron revistas del corazón, había sido absuelto judicialmente en 2018 por el delito de maltrato psicológico del que le acusó su ex mujer. El actual Código Penal español, en su artículo 205 tipifica como delito de calumnia: “la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad y establece penas de prisión de seis meses a dos años o multa de doce a 24 meses, si se propagaran con publicidad y, en otro caso, con multa de seis a 12 meses”.

¿Cantidad o calidad?

En todas las profesiones, creo que es la eterna pregunta. Volumen de producción o rigor y calidad. A mí que me perdonen pero las dos cosas no me salen. Una cosa es hacer churros a cascoporro y otra escribir. Se pueden fusilar notas de prensa. Se puede picar una rueda a caraperro sin ni siquiera dar contexto a lo que se ha escuchado. Claro que se puede. Pero yo escribo con mi musiquita puesta, pensando, dándole vueltas a las ideas y viendo cómo darle forma para que se exprese lo que realmente he entendido que han querido decir. Parece que me tenía que haber quedado en Cádiz un poquito más, lo mismo el Levante me convertía en un autómata de juntar letras. Aunque claro, entonces perdería la magia de esto. La de estar en un despacho con millones de búhos. La de disfrutar de una conferencia de geopolítica. La de alegrarme porque, poquito a poco, las cosas bonitas salen y ya mismito tenemos C4 aunque pareciese imposible.

Iba a ser un haiku pero soy más de vomitar que de guardar las formas. Así me va.

Desconexión local

Desde que probé una redacción allá por 2006, he evitado por todos los medios meterme en la vorágine del periodismo local. Por muchas razones; porque es un sinvivir, porque tienes que estar alerta las 24 horas, porque el Ayuntamiento me parece una merienda de negros, porque no me gustan los politiquillos de tres al cuarto que se creen miembros del Consejo de Seguridad de NNUU cuando no han dado un palo al agua en su puñetera vida.

Siempre he sido más de cumbres con expertos que no conoce ni el Potito pero que dicen cosas interesantes, de esa gente que cuenta más allá de un guión escrito por sus protoasesores y vomitan como hacíamos en los exámenes de Filosofía de Bachillerato. De esos que les preguntas por algo de su dominio y te contestan de forma razonable, sin estar a la defensiva, argumentando. Luego, tu te los crees o no pero sabes que hablan de lo que saben y sobre todo, de lo que han vivido.

Sin embargo, si no quieres sopa, toma tres tazas. Como novata en lo Local de Córdoba, he descubierto que hay políticos, bueno no, políticAs con A -y no por feminista, que parece que al final lo voy a ser, sino porque considero que las mejores en Córdoba son ELLAS- con formación, conocimiento de causa, ganas de hacer las cosas bien, o al menos intentarlo.

Pero quema. A mi, por lo menos, me quema y mucho. Me quema porque todavía queda mucho inútil, quizá de la vieja guardia, porque me asquea que todo sea un negocio o interés político o empresarial, porque llevo ya casi tres años de vuelta y me siguen doliendo las mismas cosas de esta puñetera ciudad: las mujeres rumanas con los bebés mendigando, los 20 señores durmiendo en soportales del centro, los asentamientos de rumanos en las afueras, las casas de Palmeras con goteras, los Servicios Sociales que parece que viven en Marte y que permiten situaciones EN CADA BLOQUE DE VECINOS infrahumanas, unos juzgados colapasados con causas pendientes… Ni que el Ayuntamiento sea de derechas, de izquierdas o de su puñetera madre.

Será que vengo yo muy zen y que tengo la fortuna de no seguir más mandato que el de mis propios principios, colaborar con medios sí, pero firmar solo lo que puedo defender y argumentar y de lo que estoy totalmente convencida.

Moraleja, que me voy por los Cerros de Úbeda como siempre, que hay que desconectar, que tenemos que desintoxicarnos de vez en cuando, que si “nos comemos” el último informe de la asesoría jurídica sobre Cosmos o sobre el Consorcio de Turismo, que no es el Watergate, que perdemos el Norte, que es un pego como una casa, que las cuestiones verdaderamente importantes no están en Capitulares, están en la calle, en los barrios y en la gente. Y no es argumentario podemita porque como decía Juan Carlos yo “no soy de izquierzas, ni de derechas ni de ná”, es que nos encasquetamos en idioteces y dejamos pasar lo chulo, que en Córdoba hay y mucho.

Yo quiero seguir leyendo a maestros como Rafa Aguilar con reportajacos como el que ha sacado este finde, a mi Pilu que una artista en tribunales como mi Davi, a Anabel, Ángela, Ángel, Irina, Araceli, a los Cordopolitas -esos me encantan todos, lo siento, son mi debilidad -menos cuando se cascan entrevistas de 4 folios y las cuelgan en un post como si fuera la portadilla de un impreso- sb todo mi Ale y Ávalos), al “gran maestro” Jesús Cabrera del que aprendo CADA DÍA y a CADA MINUTO y a su mano derecha -por ubicación espacial, más que ná :P-.

Escuchar a esa Nati con con esa voz contundente y creíble, a la dulzura hecha persona como es Maria Luisa, a mi Maru que es simplemente ÚNICA, a Araceli y al maestro Roberto, a don Manolo y a mi Giulia artista. A la gente apañá de los gabinetes -a algunos los tiraba por el puente xq como personas serán estupendas pero como periodistas, unos paquetes-. Y por útimo a quienes más quiero, los míos míos de verdad, el “líder” como le dice el compi, al compi que se ha comido a tres ministros y al mejor fotero del mundo mundial. Y a mi Rosa Cope que es mi cargardor portátil cuando la batería de Cádiz está en horas bajas.

Lo dicho, que menos pegos y más compañerismo. ¡Vaya flower power estoy yo…!

Y la hierba y la hierba no la pises fumalá, y menos trabajo, y más Carnavah, y menos trabajo, y más Carnah!….

LA ENTREVISTA

Imagino que ningún periodista está preparado nunca para la entrevista de su vida. Ese encuentro donde, tan solo separado por una grabadora, se sienta el personaje con quien por una razón que la propia razón desconoce, has soñado entrevistar desde el primer día que entraste en la facultad de Comunicación. Siempre ha habido mil pretextos, reportaje de clase sobre folclore andaluz, un trabajo sobre las raíces antropológicas del Carnaval de Cádiz que a punto estuvo de convertirse en una tesina. Pero, ahora, simplemente, cosmopoéticamente, ha llegado.

Suelo resumirlo en que es puro frikismo cuando intento explicar, pero es que creo que hay mucho más detrás. Todo empezó en la plaza Pozoblanco en 1998. Una chirigota con clase actuó primero y después, después vinieron ellos. Los Piratas. El casete está más que rallado, pero en mi estantería está de reliquia. Lo sustituí por el CD porque ya no podía ni escucharse.

Este grupo marcaría tooooda mi vida, sobre todo, me acuerdo de la madrugada antes del examen de Derecho de la Información con mi Mery en nuestro saloncito de Triana que a cada tema “estudiao” venía la presentación, algún pasodoble. También “nos da” a mi Rosita y a mí de esas veces que solíamos frecuentar el Mercado, acabar yendo a los taxis cantando pasodobles piratas. Con mi Mari flamenca también nos hemos marcado unos quejíos mu subielistas en nuestro mítico viajecito al Palmar. Y luego SIEMPRE que hay un reportajillo de técnicas laparoscópicas, manos biónicas que hacen no se qué, esos temas sesudos que cuestan, llevan de fondo a Los Piratas o no hay cojones de escribirlos. “Con cara mirada” es nuestra, aunque ahora esté enfadaíllo, es mía y de mi primo Pepe, fue el mejor regalo del mundo mundial escucharla de la garganta de las mejores voces cordobesas que hay y habrá en Cádiz.

Antes de una entrevista, una mañana regulera, el momento ese de antes de salir con la casa patas arriba y la plancha puesta, en los malos momentos donde no reconoces a la tipa que está frente al espejo, ahí, sobre todo ahí, son sus pasodobles son los que me hacen recordar Cádiz, el faro, mi rumbo.

Pasaron los febreros y llegó La niña de mis ojos. Cierro los míos y me acuerdo del frío de un viernes después de grupos en una radio, al lado de Pastoral, con un viejo amigo carnavalero, y empezó a sonar: “Me la encontré en la calle, yo la miré en silencio”. Creo que no he llorado más, bueno sí, pero no como entonces. Ese año, se cumplió el sueño de mi vida. Mi prima Inma me regaló por mi cumple un finde en Cádiz.

“Como temblaba mi cuerpo cuando escuché mi primer tanguillo, yo que nunca había llorado, lloré ese día como un chiquillo…” Agarrada de su mano, en una bulla para llegar a la escalera de Correos, lloré. Lloré y ella me abrazaba y me decía: “María, que estás en Cádiz, tu Cádiz, el de Martínez Ares”. Una pasada de momento. Cuesta de Jabonería, Alameda, San Juan de Dios, chuzos de punta que caían ella me metía debajo de cualquier tablao y seguíamos.

A partir de ahí, ya fue obsesión por empezar con Requiebro, De Locura, Calabazas… poco a poco me hice con todos los casetes; algunos comprados en su tienda, a la que llegué a entrar en un par de ocasiones. Por eso me ha gustado tanto Góngora aunque ya lleve años sin pisarlo; ¡porque se parecía a la tienda de Martínez Ares! Igual de Doblón en Sevilla, nadie me entendía.

Luego un revolcón de la vida me llevo a “Ha dicho el santo padre”. Al igual que a él, me echaron de una congregación religiosa pero ese pasodoble sigue grabado a fuego en mí: “creo en ese Cristo tan humilde que murió en un madero y creo en su santa madre y que me perdone el cielo, a usted, yo no le creo”.

Avatares varios de la vida, La Revolución ha sonado en el metro camino de Candem Town, bajando Mont Sait Aignon en Rouen, y ¡hasta ha sonado Carnaval de Cádiz en Radio Clàpas de Montpellier!!! El culmen, después de lo pasado y de reconciliarme con Cádiz porque da igual a quien haya llevado allí, ese rincón es mi yoga, mi medicina, mi alegría y mi pasión, volví a la tierra que me enseñó él en sus comparsas un año antes de que él anunciara su vuelta. Premonición.

Y por último este año, en dos ocasiones he tenido la suerte de disfrutar, no de él, pero sí de su música, de su letra, de su grupo, ese que sí, de acuerdo, escuché varias veces hasta “cogerlo” y entender que esto es él, ni más ni menos.

Por eso, da igual que me digan lo malo que es, todo lo que ha podido enredar o dejar de hacer, me da igual. Su música es la banda sonora de mi vida aunque suene cursi. Gracias a él he escuchado a Martín, Bienvenido, Aragón… porque en 2003 yo decidí que no podía pasar un febrero sin Carnaval y mientras que él volviese, porque yo estaba convencida de que tarde o temprano volvería, había que aprender y seguir disfrutando del tres por cuatro descubriendo a otros autores.

De hecho, lo de “arista” o “juancarlista”… ya no… y mira que me costó que me gustara Juan Carlos, pero no ahora escucho un bombo y una caja y ya sea el grupo de Rusia o de Honolulu yo lo voy a escuchar porque seguro, que hay algo bonito; ¡que me gustan hasta las preliminares del concurso más patatero del último pueblo de Cuenca! Que da igual, que estoy convencida de que esto es literatura popular, es contar lo que mascan los grandes comentaristas de la tele en un lenguaje que lo entiende mi madre -menos las pajas mentales de Juan Carlos que, con cariño, a veces me cuestan tela-.

Lo mismo no queda clara la explicación, pero el Carnaval es lo que me hizo descubrir Cádiz y todo se lo “debo” a Antonio Martínez Ares, a quien hoy tendré la suerte de entrevistar y por el que llevo desde el lunes desvelándome a media noche a buscar en el libro el por qué de tal pasodoble o a recordar quién era el Piru o a releer el capítulo de Entre tus brazos, mi preferido. No pretendo estar a su altura porque él es el más alto. Así es que retomo el consejillo que me dio un buen compi del periódico antes de mi primer juicio, cuando me explicó dónde se sienta el fiscal, dónde la acusación particular, las defensas, que primero son las declaraciones, luego los forenses, los peritos. Pues ante tanta carga de información me dijo; “olvídate de todo y DISFRUTA”. Pues eso, pienso disfrutar del ratito más esperado de mi vida.

Lo dicho,”Cádiz, tenemos toda una eternidad”.

Ante todo, PERIODISTA

Buenas noches, ante todo porque, ante todo, la educación y el respeto no deben perderse. Eso me lo enseñaron las monjas de mi colegio y me lo recuerda una y otra vez mi familia. Quien me conozca lo más mínimo sabe que no iba a ser indiferente a esto, seguramente quien más me quiere mire el Facebook de vez en cuando preguntándose: ¿habrá explotado ya?. He esperado a acabar el día porque los años me han dado una mijita na más de templanza y ya estoy por respirar un poquito antes de contestar (qué malos son los años, con lo que yo he sido…). Y digo tanto “yo” porque estudié la carrera más yoísta del mundo en una facultad de sociatas rematados. Muy orgullosa de ser de la FCOM de Sevilla, pero lo que es, es.

Soltado mi rollo introductorio pertinente, porque yo el día de la pirámide invertida falté a clase y porque después de dos años en una agencia aún no he aprendido a sintetizar ni lo haré en la vida, empiezo. Ejem, ejem.

Sí, hoy ha sido mi primer día COLABORANDO en La Voz de Córdoba, un periódico digital que antes de salir ya lo estaban señalando y calificandolo de tal o cual. Cuál ha sido mi sorpresa al leer este post que, gracias a la libertad de expresión -oculta bajo un pseudónimo- proyecta un odio atroz y un desdén personal contra profesionales de los que llevo 10 años aprendiendo muchísimo. Personas que con sus maneras más o menos barrocas o ilustradas de escribir, todos los días se esfuerzan por sacar en su periódico lo mejor, no tienen horas para volver a casa, se involucran con las cosas que escriben, se enfrascan en discusiones sobre temas de la ciudad que conocen como la palma de su mano. Unos verdaderos maestros.

Pero en un solo día de trabajo en la que ya considero mi casa, al igual que considero otras redacciones físicas o virtualmente por las oportunidades que me han ofrecido y porque sigo queriendo que cuenten conmigo -ellos, y todos los que vengan!!!!!-, he aprendido lecciones muy importantes. La primera de ellas es que no hay más sectario que el “progre” que se cree poseedor de la verdad absoluta, que aísla, critica, señala y condena por profesar una religión, simpatizar o militar en un partido o por escribir sobre unas determinadas materias.

La segunda es que los prejuicios son eso, juicios anticipados de lo que va a ocurrir; ¡te quieres esperar, leer y luego criticar!” cip_ _ _ _

#yosoydelavoz y de ABC, y de EFE, y de Córdoba Hoy y de todos los que quieran confiar en mi. Sobre todo, soy agradecida eternamente a quien me ha dado en esta ciudad la oportunidad de juntar letras en sus medios. Porque siempre he tenido claro que yo escribo para los protagonistas de mi noticia porque intento escribir siempre sobre gente grande, que ha logrado cosas bonitas y que son merecedores de “salir en el periódico”. Luego están los temas de carril, que hay que hacerlos para poder pagar los autónomos y el IVA trimestral.

Y no seamos cínicos, por favor, que TODOS escribimos para alguien, que hay muchas empresas INTOCABLES, que no se muerde la mano de quién te da de comer, que la PUBLICIDAD MANDA y los accionistas también. Que yo me iba mañana con los ojos cerrados a la mesa de internacional de la agencia EFE o de corresponsal al Líbano para poder entrar a Siria o de colaboradora a pieza a CUALQUIER CONFLICTO INTERNACIONAL -a ver si cuela-.

Pero mientras se cumple mi sueño, escribo para quien me quiera en su medio, para quien me deje contar mis temillas sociales, las historias humanas, las costumbres de los pueblos y ¡hasta sobre el origen de la naranja! (que llevo 10 añitos en esto y solo he firmado un contrato de vacaciones por 3 meses… que manda huevos). Que me parece una soberana idiotez algunos movimientos de fichas, que dejemos las envidias, los egos y escribamos por hacer de esta puñetera ciudad un sitio con trabajo, sin MENDIGOS EN EL CENTRO NI SEÑORAS ATARRAGANDO CON BEBÉS en la Mezquita Catedral, que quiero que los pisos de Palmeras no se caigan a cachos, que Cruz Roja necesita siempre voluntarios para echar una mano, que hay asociaciones, movimientos ciudadanos con proyectos que ya quisieran las grandes ciudades.

Bueno, y si el morbo hace leer esto más de la cuenta:

https://hamsacomunicacion.wordpress.com/

para servirles porque el día tiene 24 horas y yo estoy demasiado enganchada a esto.

Ante todo, PERIODISTA.

Remar, la única ONG española que los acompaña en el éxodo

Belgrado, 24 septiembre de 2015

Remar es la única ONG española que ha acompañado a los refugiados sirios en todo su periplo por las fronteras europeas; primero en la estación de Keleti, luego, en el campo de refugiados de serbio Horgos, la frontera austriaca y que ahora continúan con ellos en Presevo, en la frontera de Serbia con Macedonia.

A principios de septiembre, ante las imágenes de miles de refugiados desesperados que llegaban a Hungría, Remar activó su dispositivo de emergencias S.O.S. de Rumanía y movilizó a un equipo de voluntarios que montaron un comedor en la estación de trenes de Keleti, en Budapest.

Juan Carlos Gálvez Pérez, un madrileño de 45 años, es el responsable de la ONG en Rumanía, desde donde 8 voluntarios, entre ellos, su propio hijo, llegaron a Hungría el pasado 23 de septiembre para desplegar su comedor social en el que han dado de comer a miles de personas al día.

¿Qué hace aquí una ONG española, fundada por dos valencianos? “Pues lo que hacemos siempre: dar de comer a la gente que tiene hambre”, ha explicado Gálvez.

El grupo de voluntarios de Remar Suiza también forma parte del dispositivo de emergencia desplegado sobre el terreno, de hecho, fue la única ONG que obtuvo permiso de las autoridades húngaras para establecerse en Keleti, desde donde se marcharon la semana pasada cuando 2.000 refugiados se concentraron en Horgos, la frontera serbia con Rozske, cuando este paso fronterizo fue cortado por las autoridades húngaras.

“No se pueden contar todas las comidas que hemos repartido en tandas de unos 1.000 platos, además de galletas, fruta, ropa y utensilios de primera necesidad”, ha explicado.

Para continuar ayudando, necesitan fondos ya que ellos se financian con mediante la recogida y restauración de mobiliario que realizan las personas drogodependientes que la propia ONG ayuda a rehabilitar.

Uno de estos chicos, Gabriel, que hace ocho meses cumplió condena por un delito que cometió cuando aún consumía droga, ahora está en el equipo que presta ayuda a los refugiados.

Gálvez, padre de siete hijos biológicos, uno adoptado y otros cuatro más que tutela en Rumanía, donde vive ha declarado en lo que está siendo su primera salida internacional a terreno que “he cambiado mi opinión sobre los inmigrantes, yo pensé que nos íbamos a encontrar a gente fanática y violenta y lo que estamos atendiendo es a gente que lo ha perdido todo, educada y formada que ha salido de su país para sobrevivir, no nos han impuesto nada más que el agradecimiento por un plato de comida”.

En Horgos, los voluntarios de Remar también trasladaron su comedor social y han vivido en primera persona la represión de los mil agentes húngaros que el pasado 16 de septiembre dispararon gases pimienta y mangueras de agua a los refugiados que rompieron la valla.

Al propio hijo de Gálvez, Israel, que también es voluntario, le dieron mientras intentaba ayudar a mantener el control entre el caos de llantos de niños y mujeres corriendo asustadas.

Cuando en Horgos ya no quedaba nadie, Remar siguió a la caravana rumbo a Croacia para seguir prestándole apoyo humanitario ya sea con alimentos, ropa, información y, lo más importante, usando su valioso recurso: el cariño y la motivación que le ofrecen a todo el que se acerca a su furgoneta, ya sea sirio, afgano, pakistaní o nacional del país de acogida que necesite un poco de aliento cuando flaquean las fuerzas ante las duras situaciones que se ven a diario en los campamentos.

Esta tarde, mientras un grupo de voluntarios mantiene el comedor junto a la estación de trenes de Belgrado, donde atienden a medio millar al día de personas, otro grupo, conducido por Gálvez, va rumbo a la frontera serbia con Macedonia.

Galvez lanza el mismo mensaje que guía la filosofía de vida de los voluntarios de Remar, un grupo particular que tiene un modo de vida comunitario donde las familias habitan con personas necesitadas en pisos y casas que autofinancian.

“Nuestra postura, al margen de las políticas de los países es no juzgar, sino ayudar” ha comentado Galvez en un intento por explicar esta inaudita manera de vivir que tienen los voluntarios de Remar quienes, en sus trabajos y en su vida han rechazado el individualismo y viven para ayudar.

Preguntado por su opinión al respecto de las apelaciones al diálogo hechas por la responsable de ACNUR en Europa Central, la española Montserrat Feixeas, y por las decisiones políticas que se están llevando a cabo en los países de la Unión Europea, Gálvez ha respondido: “mientras dialogan, para tomar decisiones justas y sabias, yo creo que a nivel particular no podemos esquivar la responsabilidad individual, todos los ciudadanos debemos pensar que mañana nos puede tocar a nosotros”.

A través de su página de Facebook van contando su experiencia diaria en:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100005286693185&fref=ts

Fronteras

El día empezó en Beli Manastir, en la esquinita de Croacia frontera con Serbia y Austria, donde el día anterior miles de refugiados llegaron en autocares  y nos pusimos rumbo a Zagreb, la capital croata desde donde llegamos a Harmica, un pequeño pueblo fronterizo con Eslovenia adonde también estaban llegando familias sirias.
Lo que allí vimos, no fue nada diferente a nivel informativo: centenares de personas cansadas esperando a que los dejasen pasar hasta Eslovenia en la carrera de obstáculos que está siendo su éxodo huyendo de la guerra.
Allí todo el pueblo se había organizado para darles agua, comida, ropa, habían montado tiendas de campaña, los dejaban cargar sus móviles, ducharse e incluso dormir.
Allí también estaba la ONG Remar donde sus responsables habían convertido su casa en un comedor social y centro de cariño. Sí, centro de cariño porque es el bien más valioso que reparten.
En Zagreb, el Gobierno los estaba alojando en el hotel Purin, acordonado y completo de refugiados custodiado por dos agentes, por si “se escapan”, deprimente.
Todo esto en un mareo de pasos fronterizos y check point internacionales. De nuevo me pregunto para qué sirven las fronteras.

Publicado desde WordPress para Android